Bisfenol A o BPA, es un contaminante químico encontrado en botellas de plástico, latas, papel higiénico, y contenedores de comida de microondas. Una investigación reciente halla que los niños expuestos al BPA antes de nacer están en mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro.

Bis-fenol A, también conocido como BPA, es uno de los productos químicos industriales más comunes del mundo. Se utiliza para la fabricación de plásticos que son claros y duro. También se usa para fabricar resinas epoxi, una especie de pegamento que aparece en casi todos los contenedores de alimentos y bebidas. BPA se utiliza para fabricar tubos de PVC, colas dentales, equipos deportivos, y los lentes usados ​​en los anteojos. A nivel mundial, las plantas químicas hacen que alrededor de 1,1 millones de toneladas de BPA cada año para su uso en la fabricación de plásticos. Casi todo el mundo ha estado expuesto a una cantidad suficiente de BPA que se derrama en su orina. Un estudio de los CDC encontró que el 95% de los adultos en la década de 1990, y el 93% de los niños y adultos en el año 2004, había consumido suficiente BPA que se encontró en su orina. Las personas que comen muchas frutas y verduras frescas tienden a tener niveles más bajos de BPA (probablemente porque no están utilizando la mayor cantidad de latas y envases de microondas que contienen BPA) que las personas que comen principalmente alimentos preparados. Los científicos que realizan estudios con ratas de laboratorio notado que el BPA tiene algunos de los mismos efectos en el cuerpo humano como el estrógeno ya en la década de 1930. El producto químico no se utilizó ampliamente, sin embargo, hasta la década de 1950, y en ese momento, se había olvidado de estos estudios. Sólo en 1997 lo hicieron los científicos establecen que el BPA actúa como xenoestrógenos, una fuente de estrógeno desde fuera del cuerpo. Tiene una configuración molecular que es muy similar a la 17-beta-estradiol, y “cerraduras en” a algunos de los mismos sitios receptores en las superficies de células como el estradiol. Aumenta temporalmente la producción de testosterona, pero el cuerpo de un hombre convierte el exceso de testosterona en estrógeno en sus células de grasa. Cuanto mayor sea la masa grasa de un hombre, mayor es su producción de estrógeno, con sus características de feminización. Para empeorar las cosas, el estrógeno estimula el crecimiento de grasa, especialmente en las nalgas, que son 10 veces más eficientes en la conversión de la testosterona en estrógeno que la grasa en otras partes del cuerpo de un hombre. Peor aún, el aumento de estrógeno aumenta el apetito. BPA, como 17-beta-estradiol, suprime los circuitos en el cerebro que regulan el apetito. Cuando BPA bloquea sobre ciertos sitios receptores en el cerebro, que queremos comer, y comer, y comer. Si queremos comer patatas fritas y patatas fritas, que están selladas en bolsas de plástico con BPA, y tomar bebidas endulzadas con azúcar, que se sellan en latas con BPA, y comidas para microondas, que están selladas con plástico transparente hecha con BPA, el acto de comer indirectamente aumenta nuestro apetito. El BPA es perjudicial para los adultos que buscan mantener un peso saludable, pero la investigación reciente de la Universidad de Michigan sugiere que puede ser aún más perjudicial para los bebés que están expuestos a la sustancia química antes de nacer. La razón BPA es especialmente tóxico para el feto no es especialmente difícil de entender. Cuando una mujer embarazada come alimentos contaminados con BPA, su hijo no nacido también recibe el producto químico. A diferencia de la madre, sin embargo, el niño se apoya en el metabolismo de la madre para “desintoxicar” sus nutrientes. Dado que el hígado fetal aún no se procesa de forma activa las toxinas, el feto se acumula BPA a una velocidad de 7 a 8 veces más rápido que un adulto. Dr Almundena Veiga-López, de la Universidad de Michigan (Ann Arbor) y sus colegas midieron la exposición al BPA en 24 mujeres que tuvieron embarazos sin complicaciones. Los científicos tomaron muestras de sangre de las madres en su primer trimestre, y se midieron los niveles de BPA. Luego tomaron muestras de sangre del cordón umbilical después de que las madres dieron a luz. La sangre del cordó