El asma es la incidencia mundial que más está aumentando en las últimas décadas. Esto provoca una pérdida significativa de la productividad individual e incurrir en el aumento del costo de los sistemas de salud. Los mecanismos desencadenantes del asma aún no se entienden completamente.

Como una condición médica, el asma se conoce desde principios de la historia humana. En el antiguo Egipto, se trató por calentamiento de algunas hierbas medicinales y la inhalación de sus vapores. En China, las hierbas con efedrina se inhalan para tratar los ataques. La naturaleza de la enfermedad, sin embargo, se investigó adecuadamente relativamente recientemente. Fue sólo en la década de 1960 cuando el asma fue debidamente reconocida como una enfermedad inflamatoria. El asma afecta a los pulmones y sus vías respiratorias. Algunos pacientes experimentan episodios recurrentes de tos sibilancias durante la noche o por la mañana temprano, así como opresión en el pecho. A diferencia de otras enfermedades pulmonares, el asma es reversible. Se caracteriza por el estrechamiento de las vías respiratorias. Esta obstrucción es causada por la inflamación que puede ser provocada por irritantes ya sea desde dentro del cuerpo o desde el medio ambiente. Los estímulos externos son diversos y pueden incluir pelos de animales, polen, los cambios de humedad y el clima, y el tabaquismo. Medicamentos como la aspirina, los betabloqueantes, y medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos (AINE) también están contribuyendo factores. Un estudio reciente a gran escala que involucró a más de 500.000 niños, encontró que la incidencia puede ser debido a la exposición de los hogares a los irritantes del asma, tales como el aceite de cocina usado en las cocinas de fuego abierto. La susceptibilidad a los ataques de asma puede ser causada no sólo por factores ambientales, sino por la predisposición genética también. Los individuos que tienen defecto innato en el revestimiento de la mucosa de las vías respiratorias se encuentran para ser propensos a desarrollar asma. Las personas con asma se quejan de tos sibilancias leves. Cuando las vías respiratorias se hinchan, su entorno aprieta haciendo difícil para el paso del aire. Esto significa que el aire no puede circular libremente dentro y fuera de los pulmones ya que el moco obstruye las vías respiratorias dificultando la respiración. Cuando se deja sin tratar, el asma puede conducir a fallos respiratorios más graves. Si bien todavía no tenemos una cura definitiva para el asma, los medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas de esta afección. Algunos medicamentos a largo plazo, tales como los esteroides y los de acción prolongada beta-agonistas, son inhaladas. Otros varios medicamentos se toman por vía oral. Los últimos fármacos tienen como objetivo disminuir el número de ataques y reducir su gravedad. Los corticosteroides inhalables todavía se consideran el tratamiento de los pilares y se utilizan para tratar asma leve a moderada. No está claro por qué, pero el número de personas que sufren de asma está creciendo. Como resultado, los mecanismos de protección del cuerpo permanecen inadecuadamente preparados para los posibles peligros ambientales. Actualmente, más de 200 millones de personas son diagnosticadas con asma en todo el mundo. Asma es la enfermedad más comúnmente se producen entre los niños. Según las últimas estadísticas, los países más desarrollados son los que más incidencia de asma, aunque la mortalidad relacionada con el asma es más común en el mundo en desarrollo. Aunque el asma puede afectar a personas de todas las edades, el 50% de los afectados son niños. El asma también es más frecuente entre las personas de edad avanzada. La enfermedad es a menudo sub-diagnosticada y sub-tratada en los individuos de edad avanzada que a menudo tienen otros trastornos médicos. Esto conduce a la hospitalización más frecuentes y aumento de la mortalidad. En los últimos años en algunos países como Australia la frecuencia de asma disminuyó. Sin embargo, ha habido un aumento de la mortalidad relacionada con el asma entre los niños menores de 15 años de edad. Esta observación apunta a la necesidad de elevar el nivel de gestión. Debido a su creciente incidencia, el asma es ahora un pro