El impétigo es una infección superficial de la piel que se presenta con mayor frecuencia en los niños, sobre todo en aquellos que viven en climas cálidos y húmedos, en condiciones de falta de higiene y el hacinamiento.

Clínicamente, hay dos formas reconocidas de Impétigo, ampollas y nonbullous (impétigo contagioso). Impétigo ampolloso es invariablemente causada por Staphylococcus aureus, mientras que el tipo no bulloso es causada por Staphylococcus aureus, Streptococcus del grupo A (Streptococcus pyogenes), o ambos. Lesiones de impétigo son muy contagiosas, con un pico de incidencia entre los 2 y 6 años de edad, y pueden propagarse rápidamente a través del contacto directo. Es la tercera enfermedad de la piel más común en los niños, después de la dermatitis y las verrugas virales. La condición puede desarrollar ya sea como una infección primaria o enfermedades de la piel para pre-existentes secundarias tales como la dermatitis atópica, herpes simple, o sarna donde se interrumpe la integridad de la piel. Rascarse puede inocular más bacterias debajo de la superficie de la piel. Las lesiones generalmente se desarrollan como (marrón amarillo) costras de color miel, a menudo se encuentran en los brazos, las piernas o la cara. En raras ocasiones, los pacientes pueden reportar ardor y prurito. El diagnóstico del impétigo se basa principalmente en la apariencia característica de las lesiones. Sin embargo, algunas pruebas de diagnóstico, como la tinción de Gram o cultivo bacteriano pueden ser requeridos para hacer el diagnóstico. En general, los pacientes que reciben temprano y el tratamiento adecuado se recuperan bien sin dejar cicatrices o complicaciones dentro de dos semanas. Terapia para el impétigo incluye antibióticos tópicos y sistémicos. La mupirocina antibióticos tópicos y ácido fusídico son muy eficaces en los casos leves de impétigo. Los antibióticos sistémicos son útiles para una enfermedad más extensa. Antisépticos tópicos ayudan a suavizar las costras y exudado claro en la enfermedad leve y son complementos útiles a los antibióticos. Impétigo bulloso afecta principalmente a bebés y niños menores de 2 años. Causada por productor de toxina de S. aureus, que es una forma localizada de síndrome de la piel escaldada por estafilococos. En contraste con el tipo no bullosa del impétigo, impétigo ampollar puede implicar a veces las membranas mucosas bucales. Las lesiones del impétigo ampollar se caracterizan por la presencia de vesículas y ampollas (bulas flácidas) llenos de líquido que son dolorosas y relacionado con síntomas sistémicos. Las vesículas superficiales iniciales se desarrollan rápidamente a la ampliación, ampollas fláccidas con márgenes afilados sin eritema circundante. Las bullas inicialmente contienen un líquido amarillo claro que más tarde se vuelve turbia y de color amarillo oscuro. Los resultados bullas rotas en supuración y formación de costras amarillas. Estas lesiones se encuentran generalmente en áreas húmedas, intertriginosas tales como el área del pañal, las axilas y los pliegues del cuello. Los síntomas sistémicos pueden incluir fiebre, debilidad generalizada y diarrea, y estos síntomas suelen estar ausentes en impétigo contagioso. La linfadenopatía regional puede ser una ocurrencia común en impétigo contagioso, pero es rara en pacientes con impétigo ampollar. La enfermedad es en su mayoría autolimitadas y los síntomas se resuelven sin cicatrices dentro de pocas semanas. El objetivo del tratamiento en el impétigo bulloso es aliviar el malestar, la erradicación de la infección, prevenir la propagación de la infección a otras personas, y para prevenir la recurrencia. El tratamiento puede implicar el uso de la terapia tópica sola o una combinación de tratamientos sistémicos y tópicos. Las costras y restos infectados tienen que ser eliminados con la abrasión suave con un jabón antiséptico y agua. No es necesario el lavado abrasivo profundo. Posteriormente, la aplicación de antibióticos tópicos mupirocina y ácido fusídico durante cinco a siete días son seguros y eficaces para los casos leves de impétigo. Se prefieren los antibióticos sistémicos cuando las lesiones son más extensas. Flucloxacilina oral se considera el