La obesidad es un tema de mucha preocupación para los profesionales de la salud. La lucha contra este problema grave de salud podría significar el ahorro de millones en costos de atención de la salud, nos importa la mejora de las vidas de aquellos que se encuentran llevando a su alrededor demasiados kilos de más.

Es bien sabido ahora evidencia de que la obesidad es un factor de riesgo para la diabetes, enfermedades cardíacas y otras condiciones metabólicas. Pero exactamente, ¿cómo la obesidad desencadenan estos cambios adversos en el cuerpo? Los investigadores esperan que al rastrear exactamente cómo el tejido graso provoca enfermedades en el cuerpo, los tratamientos para la obesidad podrían desarrollarse. Recientemente, un equipo de investigadores del Instituto de Obesidad Infantil del Centro Médico Nacional en Washington, DC, descubrió que un poco de tejido de grasa se desarrolla una incapacidad para almacenar nuevas células de grasa. En cambio, las nuevas células de grasa se envían al tejido del hígado o el músculo donde pueden desencadenar síntomas como la inflamación y la resistencia a la insulina. Las células de grasa no se deben almacenar en el hígado u otros órganos debido a que causan daño al cuerpo. Los investigadores llevaron a Washington este descubrimiento un paso más allá y encontraron que la obesidad causa enfermedad en el cuerpo, no sólo mediante el envío de las células de grasa a los lugares del cuerpo donde no deberían estar, pero también mediante la creación de pequeños sacos llamados exosomas que llevan la enfermedad- causando señales a los órganos. El cierre de estos dos comportamientos adversos podría ayudar a revertir algunos de los síntomas más serios asociados con la obesidad. De hecho, en algunas personas, los investigadores fueron capaces de determinar, que tener células de grasa que no se involucran en conductas disruptivas, que causa la enfermedad. Ciertos individuos que son obesos no muestran signos de la inflamación, la resistencia a la insulina, o diabetes. ¿Qué hace que algunas personas tengan predisposición a trastornos metabólicos y otros sean resistentes a ella? El equipo de investigación determinó que todo depende del tipo de exceso de grasa que tiene, así como la ubicación de la grasa. La grasa visceral, que se acumula alrededor de los órganos en el abdomen, es muy poco saludable, ya que no le gusta para almacenar nuevas células de grasa. En cambio, señala estas nuevas células de grasa a la cabeza a su hígado, donde se producen entonces las proteínas inflamatorias. Por otro lado, la grasa subcutánea que queda bajo la superficie de la piel en las piernas o parte inferior del cuerpo realmente almacena energía y protege el hígado. La grasa subcutánea es una gran mejora con respecto a la grasa visceral, pero hay un tercer tipo de grasa que es aún más deseable. Se la conoce como la grasa marrón debido a su color más oscuro. La grasa marrón quema energía y calorías, por lo que es mucho más saludable para su cuerpo. Los investigadores están llevando a cabo experimentos para averiguar si es posible cambiar la grasa visceral o subcutánea en la grasa marrón. Puede muy bien ser que el ejercicio sea una de las formas más sencillas de crear más grasa marrón. La evidencia sugiere que el ejercicio hace que las células de grasa para cambiar de color, convirtiéndose más en un tono “beige”. Si esto significa que el ejercicio puede realmente cambiar la grasa visceral en la grasa marrón, entonces, el ejercicio es una de las maneras más fáciles para protegerse de la enfermedad. Este es un interesante campo de investigación y uno que podría ayudar a millones de personas a evitar las complicaciones de salud asociadas con la obesidad y que en otros artículos les iremos informando y desarrollando.